martes, 15 de mayo de 2018

La mente de Dios es insondable

Lección: Romanos 11:30-36
Texto: Efesios 3:8-9
Domingo 13 de mayo 2018
INTRODUCCIÓN: 
Nada hace Dios al azar, él con su brillante e infinita mente todo lo ha planificado con anterioridad, “desde antes de la fundación del mundo”, y, paso a paso va desarrollando lo que él ha dispuesto desde la eternidad, y esto es lo que el apóstol señala en estos versículo que veremos a continuación. El mismo apóstol queda extasiado frente a la gran e infinita sabiduría de Dios.
DESARROLLO: 
V.30 “Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes…”. O sea, los gentiles que ahora han creído, les dice Pablo a los romanos, habían vivido en desobediencia tal como Israel ahora vive en desobediencia, “pero ahora habéis alcanzado misericordia”. Los gentiles alcanzaron misericordia por “la desobediencia de ellos”. Dios soberanamente usó la desobediencia de los judíos como instrumento para derramar su misericordia sobre los gentiles.
V.31 “Así también estos ahora han sido desobedientes”. Tal como los gentiles que ahora han creído fueron desobedientes a Dios, así también, estos (los judíos) han sido desobedientes. “Para que por la misericordia concedida a vosotros ellos también alcancen misericordia” El texto griego dice: “Para que ahora ellos también puedan recibir misericordia por medio de la misma misericordia mostrada a vosotros”. A la postre los judíos, que han sido desobedientes, igual que los gentiles creyentes quienes también lo eran, han de recibir misericordia. La frase “ellos también alcancen misericordia” sugiere propósito. El propósito divino para con Israel permanece inalterable.
V.32 “Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos”. En un acto soberano de su voluntad “Dios encerró a todos (judíos y gentiles) en desobediencia”. Ese es el tema central de los versículos 30-31. Judíos y gentiles han sido desobedientes. “Más la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes” (Gálatas 3:22).
Obsérvese, sin embargo, que el propósito de Dios al encerrar a todos en desobediencia no es para condenación, sino, “para tener misericordia de todos”. Dios ha tenido misericordia de los pecadores, incapaces de auto salvarse por sus propios méritos. Una vez más, la Biblia deja bien claro que la salvación es un acto divino que no depende de cualidades humanas. La salvación es un regalo de la gracia de Dios, que solo se recibe por la fe en la persona de Cristo.
V.33 “Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios”. Con esta exclamación Pablo expresa un reconocimiento de la maravillosa soberanía de Dios. Con estas expresiones, el apóstol reflexiona sobre la asombrosa sabiduría y ciencia de Dios en su plan de salvación. Como también expresa alabanza a Dios por lo insondable, o sea, sin fin de su sabiduría, imposible ser plenamente descubiertos o comprendido por nosotros. La mente limitada y temporal del hombre no es capaz de comprender por sí misma las acciones del Dios soberano y eterno.
V.34 “¿Porque quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?”. Como si dijese ¿quién ha llegado a conocer? La respuesta a ambas preguntas es que absolutamente nadie. Su mente es perfecta e infinitamente sabia. (Isaías 40:13; Job 41:11)
V.35-36 “¿O quien le dio a Él primero…?”. ¿Quién le dio a Dios antes de que Dios le diese a él? El hombre no ha dado nada suyo a Dios. Cualquier cosa que el ser humano dé a Dios, es porque lo ha recibido de él. En el sentido final, el hombre no tiene nada que sea suyo. Dios es el dueño de todo y el dador de toda buena dádiva (Santiago 1:17).
“Porque de él, y por él y para él son todas las cosas…”. “De él”, como causa primaria y única de todas las cosas. “Por él” señala que Dios es el agente directo que ejecuta todas las cosas. “Para él” apunta al hecho de que él es la meta de todas las cosas (Colosenses 1:16). Dios es el diseñador, el creador y sustentador de todas las cosas. De modo que él y sólo él es digno de recibir gloria y honor por los siglos de los siglos. Amén.
CONCLUSIÓN:
 Al terminar de examinar estos versículos, verdaderamente quedamos absorto al ver como nuestro Dios, sabio infinitamente, lo tiene todo dispuesto de ante mano, “antes de la constitución del mundo”. Y en esta planificación gloriosa nosotros los gentiles estábamos considerados por Dios, a pesar, de nuestra incredulidad y desobediencia en el pasado. Dios actúa con propósitos de infinita sabiduría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario