lunes, 24 de diciembre de 2018

Lo sacrificado a los ídolos

Lección: 1° Corintios 8:1-13
Texto: Romanos 14:20
Domingo 30 de Diciembre



Introducción: En el capítulo 8, Pablo se centra en otra consulta realizada por los Corintios. Ahora el tema tiene que ver con la carne sacrificada a los ídolos. Para entender la argumentación, hay que recordar la gran cantidad de ídolos que tenían los griegos y que estaba expresada en su religiosidad a través del Partenón. Corinto era la capital de Acaya, una ciudad griega muy pagana y llena de costumbres idolatras. En la presente lección el apóstol Pablo marca la diferencia entre la idolatría y el Dios verdadero. Miremos estas diferencias a continuación.
Desarrollo: Primero, la idolatría (v.4-5, 7-10) ¿Cuál era el problema? El problema tenía que ver con lo siguiente. En Corinto, las carnicerías vendían carne de animales que habían sido sacrificados en rituales paganos. O sea, ofrecían un animal a uno de sus ídolos, y después vendían la carne en la carnicería. Había algunos cristianos que se escandalizaban con los cristianos que compraban esa carne. Pablo les aconseja lo siguiente: Que el que sabe que el animal fue sacrificado a los ídolos no compre esa carne, pero si no se sabe esto, entonces no hagamos mayor problema, porque un ídolo nada es en el mundo (v.4) “Pues aunque haya algunos que se llamen dioses… para nosotros, sin embargo solo hay un Dios”, pero, no en todos hay este conocimiento; porque algunos habituados a los ídolos, comen como sacrificado a ídolos, y su conciencia siendo débil, se contamina. Lo que les quiere enseñar es que si alguno sabe de qué la carne fue sacrificada a los ídolos, no la coma, para no ofender a los débiles.
Segundo, el Dios verdadero (v.3-7) El tema de la idolatría era fuerte sobretodo en una ciudad griega y pagana. El apóstol en sus consejos incluye la siguiente argumentación. Un ídolo nada es, y si alguno ama a Dios, es conocido por él (v.3) y que no hay más que un Dios (v.4) Pues aunque haya algunos que se llamen dioses… sin embargo, solo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él… (v.6) También, les enseña que la vianda no nos hace más aceptos ante Dios. Por comer o dejar de comer no seremos más o menos delante de Dios, entonces la recomendación es que nuestra libertad para escoger que comer, no venga a ser tropezadero para los débiles.
Conclusión: El tema de la carne sacrificada a los ídolos se zanja a través del conocimiento, aunque no todos los creyentes tienen el mismo conocimiento (v.7) de discernir entre que se puede o no comer, entonces el consejo final es: “Si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano” (v.13)

martes, 18 de diciembre de 2018

¿Solteros o casados?

Lección:1° Corintios 7:32-40
Texto: Filipenses 4:8
Domingo: 23 de Diciembre de 2018

Introducción: ¿Cómo se sirve mejor a Dios? ¿Soltero o casado? El apóstol Pablo continúa con la temática desarrollada en la lección pasada. Para ello profundiza la comparación entre los solteros y los casados. Ambos estados tienen sus pros y sus contras. Veámoslos a continuación.
Desarrollo: En primer lugar, los solteros (v.32-37) Recordemos que Pablo está dando una recomendación, que viene de la sabiduría de un hombre de Dios, y que estima que el mundo está por terminarse. Él dice que el soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor (v.32) La doncella (la soltera) tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en su cuerpo como en espíritu. Comenta que los solteros teniendo la posibilidad de casarse, es mejor si se quedan solteros (V.40) ¿Por qué? Pablo no se explaya mucho en esto, solo menciona que es mejor servir a Dios siendo soltero que casado. El soltero tiene menos preocupaciones del mundo que le rodea y puede atender mejor las cosas de Dios.
En segundo lugar, los casados (v.33-39) Pareciera ser que Pablo está más por la soltería que por la relación de casados. Él se encarga de decir varias veces que el que se quiere casar no peca, y que el padre que quiere entregar a su hija doncella en matrimonio bien hace (v.37) Por lo tanto, no está en contra del matrimonio. Lo que él quiere remarcar es que un casado tiene preocupaciones terrenas naturales producto de su relación matrimonial. “El casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer” (v.33). De la misma forma, “la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido” (v.34) La exhortación es que sin impedimento nos acerquemos al Señor. En la visión del apóstol, un casado tiene muchas responsabilidades que enfrentar que le pueden hacer perder su foco, de agradar a Dios.
Conclusión: El v.35 dice “Esto lo digo para vuestro provecho; no para tenderos lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os acerquéis al Señor”. La versión PDT dice, “Les digo esto para ayudarlos, no para ponerles limitaciones. Lo que quiero es que vivan en el buen camino, que se entreguen completamente al Señor, sin distracciones”. La idea es la siguiente; Un casado tiene más distracciones (preocupaciones) producto de su estado matrimonial. Debe preocuparse de su esposa, de los hijos, del sostenimiento de la familia, etc. En cambio, el soltero, está más libre para servir a Dios.

lunes, 10 de diciembre de 2018

¿Qué de la soltería?

Lección: 1° Corintios 7:25-31
Texto: 1° Juan 2:17 
DOMINGO: 16 de Diciembre

Introducción: : El apóstol Pablo, ha estado tratando importantes problemas con respecto al matrimonio: Ha hablado de la sexualidad y de la separación. Pero ¿qué de los solteros? Hay algo para ellos. En la presente lección, veremos la comparación entre la soltería y los casados.
Desarrollo: En primer lugar, la soltería (v.25-27). Para entender el consejo que dará Pablo en esta parte del capítulo 7, se debe entender que él entendía el regreso de Cristo como algo eminente. También, él se encarga de indicar que aquí no hay un mandamiento del Señor para compartir, por lo tanto él da su parecer, o sea su opinión solamente. El consejo de Pablo para los solteros es que a causa de la necesidad que apremia, que hará bien a los solteros quedarse como están. Que el tiempo es corto, que no procuren casarse, pero que si se casan, no pecan. El consejo de no casarse, no parece apropiado en el día de hoy. El ideal de Dios esta expresado en Génesis 2:18 “No es bueno que el hombre este solo, le haré ayuda idónea para él”. Cada creyente debe buscar su pareja en el Señor y juntos servir a Dios.
En segundo lugar, los casados (v.27-29) Recalcamos que el apóstol Pablo está dando una recomendación y no un mandamiento. Teniendo en cuenta que él esperaba que Cristo regresará en cualquier momento, entonces les dice a los casados lo siguiente: “¿Estas ligado a una mujer? No procures soltarte. Que los que se quieren casar no pecan, pero tendrán aflicción de la carne, y él les indica que quiere evitar eso. Por lo tanto, los que tienen esposa sean como si no la tuviesen. Una versión popular de la Biblia nos clarifica esto diciendo lo siguiente: “…los que se casan tienen dificultades que yo quisiera evitarles. Lo que quiero decir es esto: el tiempo se está acabando”. (Versión PDT)
Conclusión: La inminencia del regreso de Cristo marca el pensamiento del apóstol Pablo en torno al matrimonio o la soltería. El propone que si Cristo regresa pronto, es mejor estar soltero que casado. De todas maneras, el que se casa no peca, pero tendrá que enfrentar dificultades, que para un soltero es mejor enfrentarlas que un casado. El V. 31 en la Biblia PDT dice lo siguiente: “Los que disfrutan de este mundo, no se apeguen a ellas, porque este mundo, así como lo ven, está por terminarse”. Solteros o casados debemos agradar a Dios.

lunes, 3 de diciembre de 2018

¿Separación o divorcio?

Lección: 1° Corintios 7:10-24 
Texto: Marcos 10:9
Domingo: 09 de Diciembre


Introducción: Uno de los problemas más antiguos que ha debido enfrentar el matrimonio es el problema de la separación o el divorcio. En nuestro país, cada vez son menos las parejas que quieren casarse, y cada vez más, las que se separan. ¿Qué de las familias cristianas? ¿Se pueden separar? Veamos los consejos que da el apóstol Pablo, y que a todos los creyentes nos pueden servir.
Desarrollo: En primer lugar, un no a la separación (v.10-11) Pablo les habla claramente a las mujeres diciéndoles: “Que la mujer no se separe del marido” y al marido “que no abandone a su mujer”. Si la mujer se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido. La vida matrimonial es de un permanente ajuste entre dos personas distintas, muchas veces las pequeñeces mal llevadas terminan en grandes peleas y la posibilidad de la separación. Pero si una pareja es cristiana, debe aprender a pedir perdón y a reconciliarse para continuar juntos hasta que la muerte los separe.
En segundo lugar, un no abandonar al cónyuge no creyente (v.12-14) Parece que al apóstol Pablo le consultan algo así cómo ¿qué pasa cuando en una pareja uno es creyente y el otro no? ¿Debieran separarse? Pablo contesta, que en ambos casos, el de un hermano con una mujer no creyente, o en el de una mujer con un marido no creyente, no lo abandonen, dando además la siguiente esperanza; “El marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido”. A través de un integrante de la familia puede ingresar el evangelio a esa familia, y el que es incrédulo, puede conocer a Dios a través del que es creyente (v.16)
En tercer lugar, separarse en caso de servidumbre (v.15) Pablo incluye una causal de separación. Esta es; “Si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeta a servidumbre”. La idea es la siguiente, si el incrédulo le hace la vida imposible al creyente por practicar su fe, entonces es mejor separarse porque a paz nos llamó el Señor, y no a vivir una vida permanente de servidumbre o violencia.
Conclusión: Pablo termina esta sección indicándonos que cada uno en el estado en que Dios lo llamó, así debe quedarse (v.17-24) El que llegó con un cónyuge incrédulo, si el no creyente consiente en vivir con un creyente quédese con él. Confiemos que Dios puede convertirles.

Problemas del matrimonio

Lección: 1° Corintios 7:1-9
Texto: Colosenses 3:18-19
Domingo: 02 de Diciembre


Introducción: La familia es la institución más antigua que podemos encontrar. Dentro de ella el matrimonio es esencial. Pero, ¿qué cuando aparecen desavenencias o dificultades? ¿Cómo se enfrentan estas diferencias? ¿Qué del área sexual? El apóstol Pablo, especifica al inicio de éste capítulo que él está contestando preguntas que le hicieron los hermanos de la Iglesia de Corinto. Los consejos que él entrega tienen plena vigencia en el mundo de hoy. Veamos cuáles son sus primeras recomendaciones para los matrimonios.
Desarrollo: En primer lugar, que cada uno tenga su propia pareja (v.2) Esta verdad hoy recobra mucha importancia, por las nuevas legislaciones que nos quieren imponer. La Biblia enseña que Dios hizo varón y hembra (Génesis 5:2) El apóstol Pablo, siguiendo la misma línea, dice que; cada hombre tenga su propia mujer, y cada mujer su propio marido, no hay otra opción. Además, clarifica que esto debe ser a causa de las fornicaciones. Estas fornicaciones desde antiguo han sido una amenaza a los matrimonios. Fornicaciones se refiere a las inmoralidades sexuales que las sociedades sin Cristo promueven. En Dios, la vida es diferente, el hombre y la mujer siguen el modelo de Dios. El sexo es algo creado por Dios, por lo tanto, algo bueno y sagrado, pero, para ser practicado dentro del matrimonio.
En segundo lugar, que cada uno cumpla con su deber conyugal (v.3-4) Hoy por hoy se vive una viva muy ajetreada, sobre todo en las grandes ciudades. Muchas parejas por diversas razones dejan de tener intimidad. El apóstol Pablo, enseña la importancia de que cada uno en la relación de pareja cumpla con su deber conyugal. Tanto el marido como la mujer, deben estar dispuesto a entregarse mutuamente, ya que la potestad sobre el cuerpo de cada uno es del otro. El marido sobre la mujer, y la mujer sobre el marido. El sexo en el matrimonio es una entrega mutua, al punto que dicen algunos expositores bíblicos, que es el cemento que liga al marido con su esposa permanentemente.
En tercer lugar, que no se nieguen el uno al otro (v.5) La sexualidad es un fuerte factor de unión de la pareja. Pero cuando esta se lleva mal, y se buscan excusas para negarse el uno al otro, estamos dando lugar a que entre la tentación. Pablo, aclara que la pareja podría tener momentos de abstinencia, pero, siempre y cuando sea de mutuo consentimiento, y también con un motivo noble y superior, dedicarse sosegadamente a la oración. Pero, una vez cumplido el propósito noble, volver a juntarse para que satanás no los tiente a causa de la incontinencia.
Conclusión: La sexualidad mal llevada en un matrimonio cristiano, es un camino a la fornicación y la infidelidad. Los consejos del apóstol Pablo, siguen teniendo vigencia, más aún en la actualidad, donde nos toca enfrentar la vida en una sociedad híper sexualizada. Pablo termina esta sección dando una última recomendación, que se encarga de clarificar que es por vía de concesión no de mandamiento, o sea, que esta es su opinión y no un mandamiento de Dios; “Que los solteros y las viudas” bueno les sería quedarse como él, es decir, solteros, pero siempre y cuando tengan el don de continencia, pues es mejor casarse que estarse quemando (v.6-9).