domingo, 16 de febrero de 2020

Sufrimientos de Pablo como apóstol

Lección: 2° Corintios 11:24-33
Texto: Colosenses 1:24
Domingo 23 de Febrero


Introducción: Pablo, Los sufrimientos pueden ser provocados o no. En el caso de Pablo, él está indicando que sus sufrimientos son en pro del evangelio. Es lo que ha tenido que sufrir para que el evangelio pueda ser extendido por todo el mundo antiguo (Galacia, Macedonia, Acaya entre otros lugares). Son cosas que Pablo tuvo que aceptar, soportar, padecer y sobrellevar. Estos sufrimientos son de dos tipos: Por un lado físicos y por otro lado, psicológicos y emocionales: Veámoslos por separado.

Desarrollo: En primer lugar, los sufrimientos físicos. El recibió un trato brutal: Apaleado tres veces, azotado cinco veces, apedreado una vez, encarcelado varias veces. Muchas privaciones: Hambre y sed, en muchos ayunos, en frio y en desnudez y muchas noches sin dormir. También penalidades: Trabajo duro, viajes, debilidad y enfermedades. Además soportar desastres y peligros: Naufragios, ríos, motines y bandidos. El mejor resumen es el siguiente: “En caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos (v.27) ¿Quién puede igualar los sufrimientos de Pablo cómo apóstol? Todo lo soportó por amor a Cristo y amor a la obra de Dios.
En segundo lugar, los sufrimientos psicológicos y emocionales. Es muy difícil mantenerse en pie cuando se debe enfrentar la adversidad en el ministerio. Pablo tuvo que aguantar entre otras cosas, la oposición tanto dentro como fuera de las iglesias, insultos, difamación, disturbios, penas, temores, humillación pública, vergüenza, amenaza constante de muerte, y sobre todo la preocupación por todas las iglesias. A pesar de ello no se desanimó, porque en Cristo encontraba la fuerza para seguir adelante con su apostolado.

Conclusión: Los sufrimientos dicen algunos son parte de la vida. Es también para valorar los momentos de felicidad, dicen otros. Muchos de los sufrimientos son parte de la vida privada de las personas, producto de las circunstancias que les toca vivir. En el caso de Pablo, sus sufrimientos, llegaron a ser parte del respaldo divino de su llamado como apóstol de los gentiles. Lo hermoso es que Pablo lo entendió así, y también así lo enseñó.

lunes, 10 de febrero de 2020

Sufrimientos de Pablo

Lección: 2° Corintios 11:16-23
Texto: 1° Corintios 15:10-11
Domingo 16 de Febrero

Introducción: El sufrimiento es el padecimiento, la pena o el dolor que experimenta un ser vivo. Se trata de una sensación, consciente o inconsciente, que aparece reflejada en padecimiento, agotamiento o infelicidad. Algunos dicen que el sufrimiento es inherente a la vida, por lo tanto, el ser humano no debería tratar de evitarlo, sino de comprenderlo. Pablo entiende bastante bien su sufrimiento relacionado con su apostolado, por esta razón comienza diciendo, que le reciban como un loco, porque lo que va a hablar no lo habla en el Señor, sino como en locura. Él va a hacer un contraste entre la conducta de los corintios y el sufrimiento que él mismo ha tenido que soportar por ser un apóstol de Cristo.

Desarrollo: En primer lugar, la conducta de los corintios (v.19-21). Pablo está buscando que los creyentes de esta iglesia se den cuenta del error en que están. Ellos aceptaban lo falso como verdadero rápidamente, sin un verdadero juicio de valor. Les dice que a pesar de cuerdos o inteligentes soportan a los necios (v.19). Que soportan a quienes les esclavizan y los explotan. Que toleran si alguno toma lo vuestro, si alguno se enaltece, si alguno les da bofetadas. Les indica que da vergüenza decirlo, pero él y su equipo, no los trataron así porque fueron demasiado débiles. En realidad, Pablo y los suyos actuaron correctamente, los que estaban equivocados eran los corintios, que aceptaban todos estos excesos de los falsos apóstoles.
En segundo lugar, el sufrimiento de Pablo (v.22-23). Pablo, al comparar la conducta de la iglesia de Corinto con la suya, hace mención a su curriculum vitae, en el que incorpora sus sufrimientos. El apóstol indica que ya que algunos se glorían según la carne, él también lo hará. Los otros ¿son hebreos? Él también. ¿Son israelitas? El también. ¿Son descendientes de Abraham? El también. ¿Son ministros de Cristo? El más, ¿por qué? Porque él tiene un recorrido de sufrimientos que avalan su ministerio: El mismo lo describe así: “En trabajos más abundantes; en azotes sin número; en cárceles más, en peligros de muerte muchas veces”. Sin dudas, los sufrimientos del apóstol Pablo marcaban la diferencia entre él y los falsos apóstoles que solo querían defraudar a la congregación (v.13)

Conclusión: A Pablo, generalmente no le gusta presumir, pero ahora les pide a los corintios que le permitan presumir un poco. Tal vez de esta manera, dándoles a entender que los equivocados eran los Corintios y no él. Lo que Pablo pretendía era que los Corintios entrarán en razón y valorarán el apostolado que Dios le había entregado a él.

martes, 4 de febrero de 2020

Pablo defiende su ministerio (continuación)

Lección: 2° Corintios 11:7-15
Texto: Filipenses 4:15-16
Domingo 09 de Febrero

Introducción: La defensa que hace Pablo de su ministerio va subiendo de tono, y alcanza momentos de mucha emotividad. Toca temas que a veces son difíciles de abordar, cómo el financiamiento de su ministerio y la ineludible comparación con los falsos apóstoles. Pablo en nada se sentía inferior a los otros apóstoles, ya que talvez, si bien ellos podían hablar más bonito, pero a Pablo no le faltaba el conocimiento bíblico (v.6), ni revelacional de su ministerio. A continuación veamos los dos temas que desarrolla en la presente lección.

Desarrollo: El primer tema es, el económico (v.7-11). Pablo les dice a los corintios claramente que les predicó las buenas noticias sin cobrarles nada. Que despojó a otras iglesias, recibiendo salario de esas iglesias para poder servirles a ellos. También les menciona que, mientras estuvo con ellos y tuvo necesidades, no fue carga, pues lo que le faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia. Les indica además que, seguirá actuando de la misma forma, o sea, no será carga para ellos. Finaliza este tema indicando que por la verdad de Cristo que está en él, que no se le impedirá gloriarse en las regiones de Acaya, ¿por qué? ¿Por qué no les ama? El mismo da la respuesta. Dios sabe que les ama.
El segundo tema es, la comparación con los falsos apóstoles (v.12-15). Pablo indica que seguirá actuando de la misma manera en el plano económico, de como lo había realizado hasta aquí, para que la gente que le criticaba no tenga motivos de presumir ni se crea igual a ellos. Estos tipos de personas, son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Esto no debe sorprendernos, destaca Pablo, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz, así que no es extraño, si los siervos de Satanás se disfrazan como ministros de justicia. Los que así se comportan, al final, recibirán el pago por sus obras. Les tocaba ahora a los corintios diferenciar entre el buen pastor, Pablo y el lobo que se había introducido entre ellos, los falsos apóstoles.

Conclusión: Pablo, en la presente lección ha destacado, que les predico el mensaje del evangelio sin cobrarles nada. Que se humilló para que los corintios sean engrandecidos. Que la verdad de Cristo esta con él y con su equipo. Que no es esta una actitud de desagravio hacia ellos, porque Dios sabe que los ama. Le toca a lo congregación en su madurez espiritual, saber diferenciar entre el verdadero y falso apóstol de Cristo.

Pablo defiende su ministerio

Lección: 2° Corintios 11:1-6
Texto: Gálatas 1:11-12
Domingo 02 de Febrero

Introducción: Después de dejar establecida en el capítulo 10 su autoridad, ahora el apóstol Pablo se centra en hacer una defensa de su ministerio. En un ambiente judío cristiano, las primeras comunidades, cuestionaban mucho a Pablo por no haber sido del grupo de los 12 apóstoles. Peor aún, cuando el grupo de los judaizantes le cuestionaba que predicará a los gentiles. Pablo parte su defensa indicando, que ojala le tolerasen un poco de locura, y vuelve a repetir, si, toleradme. ¿Quién puede tolerar un poco de locura en una persona, por muy capacitada que esta sea? El apóstol dice que esto es parte de su celo por Dios, porque su objetivo es desposar a la iglesia de Corinto con un solo esposo, Cristo.. La defensa de su ministerio tiene dos partes. Veámoslas por separado.

Desarrollo: La primera parte, que enseña el Evangelio correcto (v.3-4). Un ministerio extraviado, presenta un evangelio extraviado, no de acuerdo al molde bíblico. Pablo destaca que desde el principio se ha querido engañar con la mentira la verdad de Dios. Que así como la serpiente engaño a Eva, de la misma manera los sentidos de los corintios sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. La advertencia tenía relación con algunos que venían predicando a otro Jesús, o si reciben otro espíritu que el que habían recibido, u otro evangelio que el que han aceptado, bien ellos lo toleraban. La diferencia era que Pablo predicaba el genuino evangelio, él que el mismo se encarga de definir con claridad en Romanos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree…”. Dios nos ayude a no extraviarnos del verdadero evangelio de Dios.
La segunda parte, que él no es inferior a los otros apóstoles (v.5-6). Las características de un apóstol eran al menos estas: Haber estado con Jesús, también, haber visto a Cristo resucitado. Si bien Pablo no fue del grupo de los doce, él mismo cuenta, como recibió el evangelio por revelación de Jesucristo. Además, él vio al Cristo resucitado en su camino a Damasco cuando iba persiguiendo a los cristianos. Desde ese día, su vida y ministerio cambió. De perseguidor se transformó en un perseguido, y todo esto por predicar el verdadero evangelio. Pablo, a su vez, reconocía que tal vez era tosco en la palabra, pero no en el conocimiento. Pablo en realidad era una persona de mucho conocimiento, pero a la vez muy humilde. Jamás hacia alarde de sus conocimientos, solo lo hace cuando tiene que defender su ministerio.

Conclusión: Pablo, al defender su ministerio, solo tenía en mente presentar a la iglesia de Corinto como una virgen pura a Cristo. En todo y por todo lo había demostrado. El no buscaba prebendas ni beneficios de esta iglesia, solamente que ellos entendieran el evangelio de Cristo, y de esta forma aprendieran a respetar a su pastor.

domingo, 19 de enero de 2020

La regla de Dios

Lección: 2° Corintios 10:13-18
Texto: Romanos 15:20
Domingo 26 de Enero


Introducción: En la sana convivencia humana, el hombre ha establecido una serie de reglas que ayudan a un mejor pasar. Pero ¿qué de las reglas de Dios? ¿Qué es una regla? Una regla es, un principio que se impone o se adopta para dirigir la conducta o la correcta realización de una acción o el correcto desarrollo de una actividad. Al concluir el capítulo 10, el apóstol Pablo hace mención que ellos no se gloriaran desmedidamente, sino de acuerdo a la “regla de Dios”. Veamos en que consiste esta regla.

Desarrollo: En primer lugar, no gloriarse desmedidamente en trabajos ajenos (v.15-16). Es común entre los seres humanos, tomar los méritos de otras personas y hacerlos propios. Pablo tiene claro, que no debe entrar en la obra de otro para gloriarse en lo que ya estaba preparado.  Menciona que fueron los primeros con llegar hasta los Corintios con el evangelio de Cristo. Que esperan que conforme la fe de esta nueva iglesia crezca él y su equipo serán engrandecidos y que aún anunciarán el evangelio más allá de esta iglesia, sin presumir del trabajo que otros han realizado en los lugares que Dios les ha asignado a ellos. Cada uno en lo suyo.
En segundo lugar, si hay que gloriarse, gloriarse en el Señor (v.17) Jesús enseñando a sus discípulos dijo: “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos” (Lucas 17:10) Jesús quiere enseñar, que la verdadera orientación de nuestro ministerio no es nuestra gloria, sino la gloria del Señor. Él debe ser destacado, y si hay resultados de nuestro trabajo, solo el Señor merece la gloria. Hoy por hoy, existe una especie de competencia de quién tiene la iglesia más grande, o de pelearnos por las almas que asisten a nuestras congregaciones. Pablo, claramente está estableciendo que en la regla de Dios, la Gloria es siempre del Señor, nosotros somos solamente sus instrumentos para que él se glorifique.

Conclusión: Las reglas de Dios son para nuestro bien. Procuremos destacarnos en nuestro propio trabajo y no en trabajos ajenos. Acordémonos que Pablo concluye este capítulo indicándonos que, “no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba”. La idea es que “el que se alaba, alábese por lo que el Señor ha hecho”. ¡Gloria a Dios!

lunes, 13 de enero de 2020

La autoridad de Pablo (continuación)

Lección: 2° Corintios 10:7-12
Texto: Gálatas 4:13-14
Domingo 19 de Enero


Introducción: En el capítulo 10 de Segunda de Corintios Pablo hace una defensa de su ministerio, para aquellos que le acusaban de no ser un apóstol, o no tener los méritos de un pastor hacia esta iglesia. En la lección anterior, indicaba que sus armas no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. Critica que los corintios miraban las cosas según las apariencias. Que si ellos piensan que son de Cristo, Pablo y su equipo también lo eran. Su autoridad, la sigue plasmando en la lección hoy, pero a través de dos frentes.  Veámoslos a continuación.

Desarrollo: Primero, las cartas (v.8-11). Pablo fue un gran escritor, qué duda cabe de aquello. El escribió casi la mitad del Nuevo Testamento. Estaba acostumbrado a escribir, y su pluma describe, la doctrina apostólica y la teología cristiana con mucha asertividad.  Cómo en ese tiempo no existía ni la globalización, ni los correos electrónicos, el medio más común de comunicación eran las cartas. El mismo indica que dicen que las cartas son duras y fuertes, pero que él ha escrito para edificación y no para vuestra destrucción, por lo tanto, no se avergonzará, pero que hará valer la autoridad que el Señor le dio para ayudar a la iglesia de Corinto no para causarles daño.
Segundo, la presencia física (v.10-11) El mismo apóstol Pablo indica que para algunos su presencia corporal es débil, y la palabra menospreciable. Esto quería decir, que Pablo en persona, se ve para algunos como una persona débil y que no infunde respeto a los demás. Él les indica que no hay diferencia entre lo que escribe con lo que dice cuando está con ellos. No es de doble cara. Él es consecuente con su fe y actúa de esa forma, siempre igual. Así que, tengan en consideración que de la misma manera que ha escrito actuará cuando este entre ellos. Que no se engañen por las apariencias.

Conclusión: La autoridad de Pablo no procede de su alabanza de sí mismo. Él no es como los que midiéndose a sí mismos por sí mismo, y comparándose consigo mismo, no son juiciosos. Él no se atreve a ponerse en el nivel de los que actúan así. Pablo, indica que estas personas demuestran que en realidad no entienden nada. La autoridad no se impone, se gana. Él se había ganado su autoridad en su pastoreo de esta congregación, más el respaldo que Dios le había dado sembrando iglesias en muchas partes.

miércoles, 8 de enero de 2020

La autoridad de Pablo

Lección: 2° Corintios 10:1-6
Texto: 2° Corintios 13:10
Domingo 12 de Enero

Introducción: Un pastor, tiene diversos roles que cumplir cuando atiende a su congregación. Algunas actividades son muy gratas, como acompañar a una familia en un nacimiento, o a los novios en la bendición de su matrimonio. Pero ¿qué, cuando toca disciplinar y corregir? El mismo Pablo se identifica como una persona humilde entre los corintios, pero que por la mansedumbre y ternura de Cristo, debe cumplir su rol de autoridad con ellos. Para eso, destaca dos elementos de su autoridad. Mirémoslos a continuación.

Desarrollo: En primer lugar, la osadía (v.1-3).  La osadía es la intrepidez, el arrojo o la temeridad que refleja el comportamiento de una persona. El sujeto que actúa con osadía recibe el calificativo de osado. El mismo apóstol Pablo, estando lejos de la ciudad, se describe como osado entre la iglesia de corintios. Los historiadores dicen que Pablo era menudo, pequeño y calvo, sin mucha apariencia física, cosa que tal vez hacía que la gente lo mirará en menos. En este caso, Pablo indica que cuando esté presente entre ellos, no tenga que usar de aquella osadía con la que está dispuesto a proceder contra algunos que lo miraban en menos. El contexto nos indica que Pablo con osadía (temeridad) mandó las instrucciones de corrección de lo que estaba mal en la iglesia de Corinto. Algunos se enojaron, pero las noticias de Tito indicaban que ellos se habían arrepentido. Pablo les pide que no le obliguen a ser duro con ellos. Él no es un hombre carnal, sino espiritual.
En segundo lugar, las armas de su milicia no son carnales (v.4-5). Si Pablo es un hombre espiritual, por deducción, sus armas son espirituales y no carnales. Estas armas, indica él, son poderosas en Dios para destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y lleva cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Lo que Pablo está queriendo decir, es que él usa su autoridad, para corregir lo anómalo de la iglesia de Corinto, con “armas espirituales”. Con estas armas se destruyen los argumentos de los que están en contra del trabajo de disciplina del apóstol.

Conclusión: Pablo termina la presente lección indicándonos lo siguiente: “Una vez que estemos seguros de la completa obediencia de ustedes, estaremos listos para castigar cualquier desobediencia” (Versión PDT) La autoridad de Pablo es incuestionable. Él era el fundador y pastor de la Iglesia, además era un hombre espiritual respaldado por Dios, por esta razón la iglesia le debía respeto, obediencia y sujeción.

viernes, 3 de enero de 2020

El Dador Alegre

Lección: 2° Corintios 9:7-15
Texto: Filipenses 4:18-19

Domingo 05 de Enero

Introducción: Existe un dicho pentecostal que dice “Dios bendice al dador alegre”. En realidad ese dicho tergiversa lo que las Sagradas Escrituras establecen. El texto bíblico dice: “Dios ama al dador alegre”. En ambos casos, se hace se alusión al dador alegre.  Tal vez una de las cosas más complicadas para la vida cristiana es el tema de las ofrendas: Algunos lo hacen con atención y dedicación, pero para otros, es algo molesto. Pablo Cuando da las instrucciones de las ofrendas para los santos de Jerusalén se encarga de destacar claramente, que estas ofrendas deben venir de un dador alegre, alguien que se entusiasma por aportar, con el fin de suplir las necesidades de sus hermanos en la fe que están pasando momentos de necesidad.  Aquí se mencionan dos principios importantes a tener en cuenta.

Desarrollo: En primer lugar, cada uno debe aportar (v.7-10). Algunos piensan que ofrendar es cosa de algunos pocos, tal vez, de los más pudientes de la congregación. Pablo, remarca claramente que “cada uno” debe dar como haya propuesto en su corazón: No con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Además, el apóstol menciona que Dios siempre nos provee todo lo suficiente que necesitamos, para que de esta manera abundemos en toda buena obra. Es Dios el que reparte. Él es que da semilla al que siembra, y pan al que come. Ese mismo Dios proveerá y multiplicará nuestra sementera. En palabras actuales, Dios proveerá para nuestra despensa. Si él nos bendice de esa forma, lo menos que podemos hacer, es que cada uno, sea generoso con sus ofrendas.
En segundo lugar, es una acción de gracias a Dios (v.11-14). Una versión más actual de las Escrituras dice lo siguiente: “Ustedes tendrán toda clase de riquezas para que puedan ser generosos. La ofrenda que ustedes envíen con nosotros, motivará a muchos a dar gracias a Dios” (v.11 Versión PDT) La ofrenda que se levanta, dice Pablo, es para suplir lo que a los santos les falta, también, es para que muchos le den gracias a Dios. Otras personas, en este caso los receptores de las ofrendas, aprenderán el modelo de generosidad de los que aportan, y además, orarán por los que dan y desearán conocerlos. Debe haber alegría al dar, pero imagínense en la alegría de los necesitados que reciban los aportes generosos del pueblo de Dios.

Conclusión: Pablo al concluir las enseñanzas con respecto a las ofrendas, exclama con gratitud: “Gracias a Dios por su don inefable”. De nuevo una versión más actual clarifica esta exclamación: “No tenemos palabra para agradecer a Dios por el regalo de su generoso amor” (PDT) Que hermosa conclusión, saber que los hermanos se desprenden con entusiasmo y alegría para aportar a las necesidades de aquellos que tienen grandes carencias y de esa forma están mostrando su generoso amor.