martes, 4 de febrero de 2020

Pablo defiende su ministerio

Lección: 2° Corintios 11:1-6
Texto: Gálatas 1:11-12
Domingo 02 de Febrero

Introducción: Después de dejar establecida en el capítulo 10 su autoridad, ahora el apóstol Pablo se centra en hacer una defensa de su ministerio. En un ambiente judío cristiano, las primeras comunidades, cuestionaban mucho a Pablo por no haber sido del grupo de los 12 apóstoles. Peor aún, cuando el grupo de los judaizantes le cuestionaba que predicará a los gentiles. Pablo parte su defensa indicando, que ojala le tolerasen un poco de locura, y vuelve a repetir, si, toleradme. ¿Quién puede tolerar un poco de locura en una persona, por muy capacitada que esta sea? El apóstol dice que esto es parte de su celo por Dios, porque su objetivo es desposar a la iglesia de Corinto con un solo esposo, Cristo.. La defensa de su ministerio tiene dos partes. Veámoslas por separado.

Desarrollo: La primera parte, que enseña el Evangelio correcto (v.3-4). Un ministerio extraviado, presenta un evangelio extraviado, no de acuerdo al molde bíblico. Pablo destaca que desde el principio se ha querido engañar con la mentira la verdad de Dios. Que así como la serpiente engaño a Eva, de la misma manera los sentidos de los corintios sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. La advertencia tenía relación con algunos que venían predicando a otro Jesús, o si reciben otro espíritu que el que habían recibido, u otro evangelio que el que han aceptado, bien ellos lo toleraban. La diferencia era que Pablo predicaba el genuino evangelio, él que el mismo se encarga de definir con claridad en Romanos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree…”. Dios nos ayude a no extraviarnos del verdadero evangelio de Dios.
La segunda parte, que él no es inferior a los otros apóstoles (v.5-6). Las características de un apóstol eran al menos estas: Haber estado con Jesús, también, haber visto a Cristo resucitado. Si bien Pablo no fue del grupo de los doce, él mismo cuenta, como recibió el evangelio por revelación de Jesucristo. Además, él vio al Cristo resucitado en su camino a Damasco cuando iba persiguiendo a los cristianos. Desde ese día, su vida y ministerio cambió. De perseguidor se transformó en un perseguido, y todo esto por predicar el verdadero evangelio. Pablo, a su vez, reconocía que tal vez era tosco en la palabra, pero no en el conocimiento. Pablo en realidad era una persona de mucho conocimiento, pero a la vez muy humilde. Jamás hacia alarde de sus conocimientos, solo lo hace cuando tiene que defender su ministerio.

Conclusión: Pablo, al defender su ministerio, solo tenía en mente presentar a la iglesia de Corinto como una virgen pura a Cristo. En todo y por todo lo había demostrado. El no buscaba prebendas ni beneficios de esta iglesia, solamente que ellos entendieran el evangelio de Cristo, y de esta forma aprendieran a respetar a su pastor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario